¿Qué Dios queremos dar a conocer en un momento como éste?

  • Un Dios de poder capaz de transformar las situaciones que para el hombre son imposibles de cambiar.
  • Un Dios que esté presente en el lugar de los hechos y no esté callado.
  • Un Dios que se identifica con las necesidades del hombre.
  • Un Dios de milagros.
  • Un Dios comunicador que declara la verdad y que exhorta a la justicia.
  • Un Dios reconciliador.
  • Un Dios que nos llama a la movilización a favor del prójimo.
  • Un Dios que denuncia y pone de manifiesto lo oculto.
  • Un Dios que nos da estrategias prácticas para encontrar las soluciones a nuestros problemas.
  • UN DIOS REAL

¿Qué espera Dios en tiempos como éstos?

Durante mucho tiempo hemos querido poner a Dios en el corralito de nuestras iglesias, pero la situación actual nos urge al cambio y a la acción. La iglesia debe salir a la calle, donde está la gente, con una voz profética, dejando toda actitud pasiva e indiferente y creando estrategias nuevas para influenciar nuestro mundo.

¿Por qué mujeres en un momento como éste? ¿Y por qué no?

  • Porque Dios históricamente usó mujeres para el cambio de las naciones (Esther, Débora, María, etc.).
  • Porque su presencia frágil no provoca amenaza.
  • Porque su sensibilidad natural le permite identificarse con la necesidad.

Porque hay promesa de autoridad espiritual sobre la mujer en contra del enemigo (Génesis 3:15 “Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza y tú la herirás en el calcañar”).

DECLARACIÓN DE PROPÓSITO
Creación de un movimiento interdenominacional de mujeres cristianas, quienes haciéndose presentes en el lugar de los hechos trascendentes para la comunidad y la nación, puedan: participar, interceder, denunciar hechos injustos, declarar los principios de Dios y sus verdades y ministrar paz, perdón y reconciliación con Dios y con los hombres.

OBJETIVOS

  • Contribuir en el discipulado de la nación a través de la declaración de valores, principios y verdades bíblicas.
  • Favorecer los cambios para el desarrollo de una nación salva.
  • Llegar a ser referentes de integridad, con una palabra de autoridad frente a la sociedad y a las autoridades.
  • Movernos como órgano de consulta.
  • Movilizar a la iglesia en unidad a una actuación protagónica en la ciudad, llegando a ser modelo para otras naciones.

TALLERES

  • Violencia Familiar
  • Coaching por las dos vidas
  • Trata de Personas
  • Otros

Mujeres de Fe se reúne los primeros martes de cada mes en el Centro Nacional de Oración donde asisten mujeres de distintas congregaciones con el fin de aportar cada una su experiencia y testimonio.